Los Castillejos

El poblado prehistórico de Los Castillejos se ubica en el paraje de las Peñas de los Gitanos. Se estableció sobre una terraza o meseta que ofrece una defensa casi inexpugnable entre varios farallones o tajos. La ocupación prehistórica del poblado se inicia en el Neolítico Antiguo (5.400 a. C.) y perdura hasta mediados del II milenio a. C.

En la Edad del Cobre (3.300 a. C.) el poblado constaba de viviendas de planta circular con zócalos de piedra y alzado de cañizo revestido de barro. El interior de las cabañas se acondicionó con elementos como bancos de piedra y hogares para cocinar y caldear. Además, la aldea se fortificó con la construcción de una muralla a la que se adosaría en la zona de acceso algunos bastiones de planta circular para reforzar la defensa.

Si durante gran parte del Neolítico los difuntos se enterraron en algunas cuevas del entorno (cueva de las Tontas) y en la zona habitada del poblado, desde el IV milenio a. C. se empiezan a construir necrópolis megalíticas (construcciones de bloques de piedra), muy abundantes en el paraje.