Las Peñas de los Gitanos

Las Peñas de los Gitanos es un paraje arqueológico de gran belleza natural entre varios farallones o tajos y en el que se ubican diversas cuevas naturales, poblados al aire libre y necrópolis o cementerios. La riqueza y abundancia de los vestigios arqueológicos prehistóricos conservados hacen que sea uno de los lugares más importantes para el conocimiento de la Prehistoria, tanto de la provincia de Granada como del resto de la Península Ibérica.

El nombre de Peñas de los Gitanos es consecuencia del asentamiento de gitanos en esta zona a lo largo del siglo XVI, tras la conquista de la villa de Montefrío por los Reyes Católicos.

Las excelentes condiciones defensivas propiciaron una dilatada ocupación del lugar: se inicia en el Neolítico Antiguo (5.400 a. C.) y perdura hasta los siglos X-XI d. C., con la presencia de íberos, hispano-romanos, visigodos y musulmanes.

Los primeros pobladores del Neolítico frecuentaron las cuevas del entorno (Negra, Alondra, Alta y Cabras, etc.) y vivieron en el poblado al aire libre de Los Castillejos.