Iberia en Montefrío

Las buenas condiciones defensivas y de visibilidad existentes en el poblado prehistórico de Los Castillejos, ubicado en las Peñas de los Gitanos, provocaron su ocupación posterior en época ibérica (siglos  IV-I a. C.). Se construye así un oppidum o poblado fortificado, también conocido con el nombre de Los Guirretes.

El poblado estaba organizado en torno a calles paralelas y perpendiculares entre sí y constaba de una cisterna para el almacenamiento del agua de lluvia. Las casas eran de planta rectangular y se edificaron con zócalo de piedra y muros de adobe (ladrillos de barro secados al aire libre), con paredes encaladas en blanco o rojo. La techumbre era de cañizo sujeto a vigas de madera y el pavimento de tierra apisonada. En su interior solían tener un hogar, bancos, almacenes y zonas de trabajo, como la destinada a la molienda.

Se conserva también al oeste parte de la muralla de sillares de piedra caliza, flanqueada por dos torres que se construyen ya en el periodo romano.

No se conoce la necrópolis o cementerio ibérico, aunque solían establecerse en cerros próximos a los poblados.